Tuesday, August 5, 2008

Rafael Acevedo, el escritor fantasma experto en Solzhenitsin

Me han colocado al mismo nivel que Borges y García Márquez. A cada momento se publican barrabasadas sentimentales u opiniones pueriles sobre cualquier cosa y las autorizan con esos nombres. Como aquella infame carta del Gabo, escrita cuando supo de su padecimiento de cáncer. ¿Recuerdan?
Pues resulta que El Nuevo Día me endilga una cita en torno a la muerte de, nada más y nada menos que, Alexander Solzhenitsin. Nadie, ni siquiera mis amigos más cercanos, me ha preguntado algo sobre el asunto. Pero el periódico de hoy cinco de agosto me adjudica frases amplísimas que debo haber expresado durante el sueño o en un delirio alcohólico que soy incapaz de recordar. Y en todo caso jamás sería capaz de decir que en algún escrito del ruso se narra algo que uno no podría imaginar que estuviera pasando. Ni borracho diría tal cosa. Desde chiquito aprendí que cualquier cosa puede suceder. De hecho, podía imaginarme atrocidades que estaban pasando.
¿Solzhenitsin? Cuando niño leí Un día en la vida de Iván Denisovich. Recién le habían concedido el Nóbel y mi padre me invitó a leer algo sobre él. Casualmente tenía en su biblioteca el libro mencionado. Entonces me gustó. Como me gustaron Gogol, Dostoievski, o Tolstoi. Porque describían lugares ajenos a mi experiencia vital. De ellos, en la adolescencia, me quedé con Gogol y Dostoievski. Y ninguno me gustaba más que el béisbol.
Ya universitario traté de leer El archipiélago de Gulag pero esa historia ya la había contado Kruschev en 1956, en el congreso del Partido Comunista. Me aburrí. En ese momento leía Ulises, de James Joyce. Decidí quedarme con la narración del irlandés (y con la absurda conciencia de hacerme escritor como Stephen Dedalus). Como se verá, no soy un experto.
¿Qué creo de Solzhenitsin? Que era un escritor conservador (me refiero a su estilo), ruso, nacionalista, y que fue utilizado por Occidente durante la Guerra Fría convirtiéndolo en un mejor escritor de lo que era. No digo que era mal escritor. Pero Borges, García Márquez, y aún Pasternak (otro premio Nobel, con concurso de la CIA) Evstuchenko y el mismo Joseph Brodsky me parecen más interesantes. En lo personal era un tipo valiente, sin duda. Defensor de sus creencias. Aunque no sé si creerse un iluminado que propone la creación de una Gran Nación Eslava en oposición al materialismo occidental sea algo que celebrarle.
En resumen, que a mí nadie me ha preguntado. Que se me ha conferido el mismo sitial que Borges y García Márquez, es decir, el de autor de citas que jamás he dicho. Es un honor inmerecido pero, qué caray, no me molesta. La foto, sin embargo, no es la mejor. Hay otras en la que me veo más guapo.

4 comments:

Rebeca said...

Si señor, jajaja, me he reido mucho, aún lo hago, y vaya puntilla, no he visto esa foto, pero haces muy bien en exigir algo más estético que menos que como uno se ve en el espejo cuando posa, con los labios juntos y los ojos muy fijos. Estoy disfrutando muchísmo con la novela china tropical.

un abrazo. (las comparaciones son odiosas)(hablo de abrazos)

Rafael Acevedo (a.k.a Rafah, Sirreal) said...

Re Beca!!!!! Gracias por las risas que lamento no escuchar. Me alegro que te esté gustando la novela china tropical.

Un abazo fuerte desde este calor infernal...con permiso del infierno.

Oscar I. said...

Hola,

Si eres sin duda quien creo que eres, entoces eres unas de mis personas favoritas en todo el mundo! Perdona la mediocridad de mi introducion y los errores gramaticales, pero ha pasado tanto tiempo desde fuistes mi profesor de literatura en la UPR RP (y 6 años que no escribo en Español).

Seria un milagro que me recordaras, pero yo recuerdo con muchisimo ahnelo tu metodo, caracter, y estusiasmo por la educacion, la escritura, y la vida. De hecho, he utilizado en varias ocaciones tu iconica frase "dimelo sin-verguenza" en varias de mis clases (soy asistente de cathedra - trabajando en mi PhD en Psiclogia en Univ of California, Irvine).

Tu clase, y la de Mayra Santos Febres, fueron experiencias involvidables! Tanta creatividad, tanta VIDA! Me alegra que seas tan autentico, y no otro poeta fancy-shmancy que se desvive por confundir a su audiencia. Tu sinceridad (diciendo lo que te aburre, y lo que te es comico) me es tan refrescante, que me pregunto por que no me he topado con mas educadores como tu.

Seria de mucho agrado cruzar caminos contigo algun dia, ya que cuando te conoci, mi nivel de ignorancia, atrevimiento, y hyperactividad eran insoportables. Recuerdo que una ves me echastes del salon por estar riendome, mas de una decada despues, a mis 31 años,te pido disculpas - no fue mi intencion interrupirte, ni ofenderte. Lo tomastes muy serio dado a que el tema bajo discusion era algo personal. I'm sorry.

Se que debes estar muy ocupado, no me conoces personalmente, y debes tener todo un fanclub, pero seria un honor que me respondiras tan solo unas pocas palabras en respecto a mantener motivacion, ser extraordinariamente creativo y effectivo en tu metodo de ensenanza. Pero sobretodo, por favor no te rias, se que suena absurdo, y que me vas a odiar, pero que podiras aconsejarme para desarrollar mi interes por la lectura? Obviamente mi carrera como cientifco y academico depende de esta tarea, pero aun no logro leer por puro placer (especialmente dado a que el material que tengo que leer es nada parecido a lo que creas tu). Me preparo para algun dia ser prof. y eres algo como mi idolo.

Me despido sonriente,
Oscar Gonzalez

Rafael Acevedo (a.k.a Rafah, Sirreal) said...

oscar, no recuerdo haberte pedido que te fueras del salón. si fue en generales, pues, ya sabes. es como una escuela superior glorificada.

si quieres me puedes escribir a mi correo. y si vienes por acá nos tomamos un café.

saludos,
rafah